Taño y Eluska

Sin duda, el personaje que sufrió una transformación más radical de todos los que creé es Taño. Luisma y Julen me sorprendieron con los planes que tenían reservados para él. En el libro Taño es un pardillo, un chaval noble e inocente que sólo desea vivir de la pintura y tener amigos. Nunca imaginé que Taño podía acabar convirtiéndose en un tipo duro y ambicioso. Pero cuando consientes que los otros guionistas se tomen libertades con tus personajes pasan estas cosas. Y he de admitir que es un puntazo que Taño se vuelva un cabrón.

Eluska es en cambio una insoportable egocéntrica. Una actriz semiprofesional que se cree divina y que es despectiva con su vecino de abajo. En mi relato ella es más perversa porque maneja a Taño a su antojo. Le vacila todo lo que puede aunque al final se apiada de él. Julen quiso que Eluska apareciese vestida y peinada de diferentes personajes femeninos de películas clásicas en cada secuencia. No sé si esto quedará claro para los espectadores. En La Galería va de Audrey Hepburn en “Desayuno con diamantes” y en la guarida de los Chorizos Parlantes va de Dorothy, el personaje que interpretaba Judy Garland en “El mago de Oz”.

Taño y Eluska componen juntos “Una pareja discordante”. Así titulé el relato en el que hablo de ellos y que, precisamente, es el primero en aparecer en “El bazar zumbón”. Lo de discordante tiene su motivo. Aparte de aludir a su significado obvio, a la incompatibilidad entre ambos, esta palabra lleva en su interior la palabra disco. Y los discos de vinilo juegan un papel importante en el relato. Pasa lo mismo con el título de la película. “Arteros” lleva dentro la palabra arte.

Taño pinta cuadros como guiño a un amigo mío. Se llamaba Raúl del Olmo. Un cuadro de él aparece en la casa de Sani, ella menciona su nombre. Raúl era un pintor de Palencia. Lamentablemente para él y su autoestima, nunca obtuvo reconocimiento por  sus cuadros. Por las razones que fuesen, yo las desconozco, Raúl se quitó la vida en 2006. Cuando yo escribí el libro, en 2001, él estaba vivo. Ojalá estuviera todavía entre nosotros y pudiera haber visto la película. Pero, como le hice reflexionar a Casivisto cuando contempla su cuadro, si su obra está aquí, él está entre nosotros.

A continuación, el relato de Taño y Eluska.

Santuario 3 REDUCIDA

Anuncios

Un comentario en “Taño y Eluska

  1. Yo viví los últimos momentos de Raúl. Soy heterosexual, pero le quería: Le quería hasta el punto de que no puedo soportar su ausencia y voy a su tumba a ponerle rosas en navidad.

    Raúl y yo soñábamos con formar una comuna de afectos en uno de los edificios de Berlín oriental, de donde era uno de sus últimos novios que se veían en mi piso en Palencia. Finalmente alguien, probablemente Eluska, vive en Berlín oriental, la menos indicada para gozar de las recompensas de nuestras ilusiones.

    Mi vida sin Raúl es una mierda.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s